25 jun. 2012

Riego por goteo con fuente de agua natural


La tecnología de sistema de riego por goteo por fuente natural y recogida de agua, que se está aplicando en el programa de soberanía alimentaria que ESF desarrollo con nuestro socio CODDEFFAGOLF en el Golfo de Fonseca (apoyados por fondos públicos canalizados por la Xunta de Galicia, Concello de Lugo y esperamos que a partir de julio a Deputación de A Coruña), consiste básicamente en almacenar agua en época donde no hay escasez de la misma, almacenándola en depósitos más o menos grandes dependiendo de las posibilidades y el tiempo de sequía que se desea cubrir, para luego usarla en época seca haciéndola circular por un sistema de tuberías que dejan caer gotas de agua muy focalizadas en la línea de cultivos de los huertos, usando el agua así de forma mucho más eficiente.

Los depósitos pueden ser de muchos materiales (plástico, metal o incluso fosas cavadas en el suelo acondicionadas para minimizar las filtraciones y la evaporación). Las tuberías suelen ser mangueras o tuberías de diversos diámetros (según la presión y caudal de agua deseado), de fácil mantenimiento y baratas para que las familias puedan acceder fácilmente a ellas más adelante cuando se vayan deteriorando. También se pueden emplear válvulas que regulen la presión del agua y el paso de la misma, así como goteros (elementos del sistema de riego que regulan la salida del agua en cada zona a regar, mucho más eficientes que un simple agujero en una manguera).

En general se trata de cubrir la época denominada canícula, un período de sequía dentro de la época de lluvias (que va de mayo a noviembre en esta zona), que dura aproximadamente 1 mes (suele coincidir con el mes de agosto). Este período es crítico, ya que puede arruinar cosechas ya asentadas por los meses anteriores de lluvias o impedir una nueva cosecha. Esta nueva cosecha sería posible si se logra acceso a agua de riego en este mes crítico para iniciar la implantación, ya que de septiembre a noviembre vienen las lluvias más fuertes que servirían para acabar el desarrollo de la misma. Aun así, una vez instalado el sistema, se puede emplear durante todo el período de producción en vez del regado a manta (“inundando” el huerto). El sistema se puede retirar fácilmente y guardar en época seca donde no se produzca, o en períodos de grandes inundaciones que se vea que se puede dañar el sistema.

A continuación se puede ver un resumen del proceso de implantación de esta tecnología:

Es importante implantarla en zonas donde efectivamente puedan acceder a agua en las épocas de lluvias previas a la canícula (mayo-julio), tanto por que se tenga acceso a un cauce natural de agua (con bombeo a depósitos o llenado por gravedad, que es lo más fácil) como por que se disponga de algún sistema que permita la recogida directa del agua de lluvia para llenado de depósitos.


  Depósitos de agua comúnmente empleados en los proyectos de la zona




















La instalación se hace coincidir con la formación a las familias en la instalación y uso del sistema. Primero hay un taller más teórico, pero casi toda la formación es un “aprender haciendo”, con espacio posterior para preguntas y un período posterior de meses de acompañamiento de los técnicos del socio local a modo de “extensión agraria

 Un sistema en funcionamiento

Detalle de gotero





















Hay dos efectos casi inmediatos en la aplicación de la tecnología: uno es el aseguramiento de un mínimo de producción de cultivos de huerta que complementen la dieta de las familias (aunque los excedentes pueden intercambiarse o comercializarse)...



 ...otro es la posibilidad de introducir cultivos que hasta ahora no se estaban empleando y pueden contribuir a diversificar aun más la dieta.