13 dic. 2007

Y LA ZONA DONDE ESTAMOS...

La zona del Golfo de Fonseca hondureña son dos departamentos: Valle (cuya capital es San Lorenzo, en la foto podeis ver una puesta de sol en los manglares que aun quedan) y Choluteca. Se trata de un auténtico horno (a uno de los municipios de la zona, Nacaome, le llaman La Caldera del Infierno, incluso los mismos lugareños...).

Ya se irán contando los grandes problemas que hay por aquí, pero para empezar sirve con saber que es una de las zonas de centroamérica más amenazadas por la desertificación y, claro está, el agua de cierta calidad es un bien escaso... El acceso al agua y saneamiento básico es de las más bajas del país (comparable a la Moskitia, en la costa caribe al noreste del país, donde nadie se mete a trabajar, algo parecido a lo que pasa en la zona del Caribe de Nicaragua).

Los municipios interiores fronterizos con El Salvador (en la foto a la derecha está el río Goascorán, frontera de Honduras y El Salvador) tienen problemas graves de emigración de jóvenes, quedándose sin mano de obra local. Los municipios costeros tienen mucho potencial turístico (aun sin explotar), pero la amenaza principal actualmente es sin duda las camaroneras, muchas de las cuales hacen una explotación irresponsable del recurso, incluso avanzando a costa del bosque de agua dulce (que es una de las barreras que impiden el avance de la cuña salina al interior, problemática que ya se está dando en muchas zonas de forma que los pozos se salinizan). El uso abusivo de agroquímicos para meloneras y caña de azúcar, que además emplean agua de forma poco eficiente, es otro de los grandes problemas en los que se irá profundizando. Y están ahí también las salineras y una nueva amenaza, la minería. Todo esto, como suele ser habitual en centroamérica (y en esta zona, sobre todo en la parte centro y oeste del golfo, más), mal manejo del ganado (en la foto a la izquierda lo veis al lado del pozo perforado que hizo la alcaldía), acompañado de la deforestación y malas prácticas agroforestales ocasionadas por el avance de la frontera agrícola (solo la parte alta del cerro han dejado en la foto de al lado), que en muchas de zonas no se ha podido recuperar por la degradación casi irreversible del suelo.

No hay comentarios: