2 oct. 2010

Estancia en comunidades

Esta semana en la comunidad costera de Punta Ratón, en el mero centro del Golfo de Fonseca, ha sido intensísima. La población se encuentra bastante aislada del mundo; tardándose en llegar 2 horas en carro por una carretera bien parecida a un queso gruyère, donde los agujeros rebosantes de agua no dejan ver su profundidad.La población vive principalmente de la pesca, curilear, almejear y de la cría del camarón, mediante una coperativa vecinal. Y a parte se dedican a la vigilancia y protección de la tortuga golfina, recolectando sus huevos, almacenándolos todos juntos en el centro de visitantes para la protección y conservación de la misma, bajo vigilancia militar, para disuadir las tentaciones de algunos usurpadores.Allí pudimos ver cómo hacían sus nidos.Nuestra labor durante esos días consistía en ir levantando el censo para la municipalidad, tomar puntos GPS, análisis de agua,...(metodología del PGIRH) mientras convivíamos con la comunidad.Este trabajo casa a casa nos permitió ir conociendo a nuestros vecinos y su situación, penurias e ilusiones.Cada una vivíamos con una familia, bastante alejadas entre sí. Mi familia catracha estaba conformada por 7 personas; la mamá, Reina, el jefe de familia, Ever Carmona, el niño Ever Benjamín de 12 años, su hermana Nubia de 16 y su novio Jeferson, y las chigüinas(niñas) de la casa Lucero(5) y Jeny(8), sobrinas de Reina, con los padres en los Estados.Nuestros vecinos también forman parte de la familia, algo muy común en las comunidades, y allí cohabitan la abuela, con una hija y su familia, entre los que estaba el tiernito(bebé) Carlitos. La zona en la que se encuentra el hogar es privilegiada (menos cuando llueve mucho porque se inunda rápidamente).

En mi casa, que es de bahareque (palos y nylon), el día comienza ya antes de que amanezca. Reina y Nubia se levantan sobre las 4:30 de la mañana para lavar el maíz que luego muele nuestra vecina para hacer las tortillas.Ever y Ever Benjamín se marchan a agarrar leña para cocinar, y luego se van de pesca. Jeferson se dedica plenamente a hacer una casita nueva pegada a la de la familia para independizarse con Nubia cuando se casen, el año próximo.

Reina me tenía muy consentida y me preparaba mi desayuno preferido: tajaditas de plátano con  pasta de frijol o café de pota con pan dulceLas niñas se asean temprano lavándose fuera de la casa, primero agarran agua del pozo para llenar una paila(tina) o barril para luego echarse el agua con el guacal ( yo lo hacía con ropa, igual que Reina, y me parecía bastante complicado) y luego puede que vayan a la escuela.

Para llegar hasta el centro de la comunidad camino unos 4km por la paradisíaca playa, hasta llegar a la casa en la que vive Sabela. Su casa es de bloque y vive con don Beto y María, quienes nos apoyaron en todo momento.

El último día antes de marcharnos se hizo una reunión multitudinaria y muy participativa en la que se ordenaron sus necesidades según su grado de importancia, coincidiendo la gran mayoría en los problemas de incomunicación por el mal estado de las carreteras, la escasez de letrinas y el alto riesgo de inundaciones.

3 comentarios:

Maruxa dijo...

Qué recordos de Nicaragua...! Que linda a experiencia, seguide disfrutando, rapazas!

Roberto dijo...

Que bo que poiderades facer esa estancia. Alédome por vós :)

...e tomade nota de cousas para facer unha festa centroamericana á volta!

Sabela dijo...

Siii, festa de baleadas e gallopinto!!