29 sept. 2011

Relato de tres realidades

Na súa primeira semana (do 19 ao 25 de setembro), os tres PCR instaláronse nos que van a ser os seus fogares durante dous meses. Éric e Víctor viven en Marcovia, unha pequena aldea do departamento de Choluteca, onde traballarán coa Alcaldía. Alicia está instalada na pequena cidade de San Lorenzo, no albergue de CODDEFFAGOLF, outra das copartes locais de Enxeñería sen Fronteiras na zona. Foi a súa primeira semana de adaptación, de encontro coas comunidades, coa chamada “poboación beneficiaria” dos proxectos. As reflexións cóntanas eles, dende a súa singular primeira persoa, pois existen tantas realidades como ollos que as miran.


Alicia (mércores 21 de setembro):

Calor. Abrín a porta do coche e golpeoume un sopapo de calor. Ely, o técnico de CODDEFFAGOLF viste de vaqueiros e un polo; vai cargado co proxector e os carteis para realizar o taller de socialización do plan de Ordenación Territorial na Comunidade de Aguazarca (proxecto de Laure). Chegamos tarde e, sorprendentemente, todas as persoas participantes do taller estaban agardando por nós. Non había luz así que Ely tivo que improvisar a presentación sen poder apoiarse en imaxes. Eu escoitaba a Ely pero miraba á xente. Eran unhas corenta persoas, homes, mulleres, rapaces, nenos e nenas e anciáns. Estaban atentos, participaban, intentaban traducir á súa linguaxe os conceptos que lles presentaba e reforzaba Ely.


Eran unha colectividade; cuns recursos moi limitados, esixindo os mínimos dos mínimos, pero intentando articularse nunha única voz. “Si la propia comunidad no está unida entonces sí que estamos vendidos”. Todos me miraban e sorrían, pero moi poucos se achegaron a falarme. A señora da casa, dona María, sentouse ao meu lado e comezou a “platicar” comigo. Doña María é unha muller de pel morena, curtida polos anos e pola vida. O seu pelo, de raíz branca, tínxese de intenso negro ao final do seu recollido. As engurras simplemente son necesarias no seu rostro, para entendela a ela. Cada engurra, unha historia, como ocorre coas cicatrices. Hai trinta anos que empezou a vivir nesa casa na que se celebrou o taller. É unha das casas máis grandes da zona, cun amplo salón, un dormitorio e unha pequena cociña. Mira para o seu fogar e suspira. “Sí, esta casa es mía y de mi marido. Pero él ya no está, se murió hace ocho años y me dejó esto”.




Este país está cheo de historias, marcadas por engurras e cicatrices. Non podo parar de escribir, para intentar contar, contar e contar.




Víctor:

Hoy (20 de septiembre) fue el día más intenso de los que llevamos en Honduras. Fue el día en que entramos en contacto con la realidad de las comunidades. Conocimos a las gentes que viven en la comunidad de Nuevo Pueblo. La verdad es que las condiciones en las que vive la gente son muy duras. Sobre todo destacaría la falta de agua potable. Construyen pozos de donde obtienen agua para asearse, lavar y en muchos casos beber. Casi todos los pozos tienen aguas turbias y la mayor parte de ellos huelen mal.


Con el técnico Margen de la alcaldía de Marcovia fuimos recorriendo casa por casa siguiendo un mapa hecho por él, y haciendo un censo de la población, recogiendo datos como número de habitantes, datos familiares, recursos económicos, sistemas de abastecimiento y saneamiento, energía, etc.


Pero lo mejor fue el ver y entrar en contacto, aunque solo fuera con el saludo, con las gentes de allí y ver cómo viven. Los niños van descalzos y se entretienen con lo que pueden. Y también ayudan a los mayores en la casa y huerto. Las casas son de adobe, madera y algunas pocas, las mejores, de bloque. De propiedades apenas tienen unas cuantas gallinas y en el mejor de los casos, algún chancho.


Nos reciben la mayoría de los patrones cortados o desconfiados, pensando quizá que el censo tiene algo que ver con la recaudación de impuestos. Y otros se quejan con toda razón de sus necesidades confiando en que la Alcaldía las atenderá todas. Pero la gente en general es muy cordial. Todo el mundo te saluda y te desea buen día y que vaya bien. Los niños en general se parten de risa cuando nosotros los gringos les saludamos y hasta algún espabilado nos vacila. Es curioso, pero cuando le sacas una foto a un niño alguno se intimida, pero la mayor parte de ellos se alegran ruborizados y alucinan cuando ven la foto.


Eric

En estas primeras visitas a las comunidades uno se da cuenta de lo poquito que nos hace falta para sonreír. Un saludo, un gesto, “platicar ” dos minutos con alguien o sacar una foto aquí se traduce en una sonrisa.


Hemos visitado gente que vive en unas condiciones muy sufridas. Familias sin más agua que la que extraen de un pozo que con acercarse y olerlo nos damos cuenta de que no es agua como la que nosotros acostumbramos a ver. Personas que con los poquitos ingresos que generan las horas y horas en el mar pendientes de que algún pez despistado caiga en sus redes, son capaces de mantener a más de cuatro, cinco, seis... familiares.


Han aprendido a convivir con las mareas y ese es su horario de salida y de vuelta al mar. Saben que esa es su única fuente de ingresos y no se puede desaprovechar. En palabras de algún lugareño los pescadores más experimentados se exponen a perder, en manos de las autoridades, su pesca del día, redes, y motor saliendo a aguas internacionales, allí donde los bancos de peces abundan. Pero ese temor se minimiza pensando que en una sola salida pueden conseguir lo que en el Golfo tardan tres días buenos.


Aún con todo esto, más lo que Victor y Alicia han contado, que en el momento que llegas donde ellos lo primero que hagan es ofrecerte un asiento y, si tienen, un refresco, es algo que...perdón pero, “¡joder, qué pedazo gente!”

5 comentarios:

Chelo dijo...

Genial idea!!! Es interesante ver en las cosas que se fija cada uno! Y la realidad que "vemos" los que leemos no es la mezcla exacta de las 3, sino el resultado de la mezcla personal de cada uno, pero que no sería posible sin que vosotros fuerais nuestros ojos! ;) Gracias!

alicia dijo...

buena interpretación!! a ver cómo nos organizamos para seguir contando a seis manos lo que ven seis ojos! Bicos!

Patricia Iglesias dijo...

encántame!!! xenial entrada! a seguir así :-)

Sergio dijo...

Aun no la había podido leer, pero jo, es como si estuviera allá... Seguid contándonos como es aquello para poder buscar las conexiones entre sus condiciones de vida y las nuestras, que haberlas, haylas...

maria dijo...

a min encántame!! está tendo un gran enfoque este blog!!
ánimo rapaces!queda pouco...