20 oct. 2011

“La vulnerabilidad no termina con el cese de la lluvia. Sin duda, la post-tormenta es mucho peor”

Trabajo de base, la bandera que ondea CODDEFFAGOLF, no ha podido ser más evidente a lo largo de una semana de fuertes lluvias que ha dejado comunidades aisladas y numerosos problemas de abastecimiento de agua y alimentos en la zona del Golfo de Fonseca. El trabajo sin descanso de todo el equipo técnico de la organización; el contacto constante con los pescadores, “los nuestros”, de las comunidades más afectadas; y la toma de importantes decisiones con una agilidad poco común en estas latitudes; han configurado un ejercicio de fortaleza que ha confirmado la horizontalidad y cercanía de esta entidad. Saúl Montúfar es técnico de pesca de CODDEFFAGOLF, fiscal de su Junta Directiva y experto en asuntos pesqueros del Golfo de Fonseca. En la oficina de San Lorenzo, Saúl siempre está móvil en mano en contacto constante con los pescadores de la zona. Esta última semana su móvil ha sonado más que nunca.


ESF: ¿Cuándo empezaron a ser conscientes de la magnitud del problema?

Saúl Montúfar: CODDEFFAGOLF está desde el viernes 14 de octubre pendiente de toda la situación derivada de la Tormenta Extra Tropical. Desde el primer momento, se intentó ver qué se podía lograr fuera de la Junta Directiva, a través de la movilización de instituciones y organismos internacionales. Dado que las respuestas nunca fueron inmediatas, los principales miembros de la Junta Directiva deciden el sábado aportar 30.140 lempiras (sobre 1.200 euros) de recursos propios para abastecer las necesidades de las familias de pescadores pertenecientes a las comunidades más afectadas que llevaban dos días (desde el jueves) sin comida y cinco días sin ir a pescar. Posteriormente, el equipo de CODDEFFAGOLF decide aportar un total de 30.000 lempiras de fondos propios y 23.000 lempiras procedentes del sueldo de empleados (2.100 euros en total, aproximadamente).

ESF: ¿Cuáles han sido las comunidades más afectadas por la tormenta?

SM: En general, las comunidades más afectadas han sido precisamente las de pescadores. En el municipio de Marcovia, los lugares más dañados están siendo San José de las Conchas, Punta Ratón, Pueblo Nuevo, Colonia Tres de Febrero, Boca de Río Viejo, Los Delgaditos, Cedeño, El Edén, El Venado, Guapinol y Güipo. Pero en Namasigüe también.

ESF: ¿Cómo ha sido el contacto con las comunidades por parte de CODDEFFAGOLF?

SM: Hemos establecido un contacto constante por vía telefónica con las familias de pescadores gracias al que íbamos trazando el mapa de necesidades de cada comunidad. Las llamadas telefónicas eran muy impactantes y eso nos ha puesto en una situación muy delicada pues los fondos disponibles son muy pocos y hemos tenido que establecer prioridades ya que no tenemos la capacidad de llegar a todos. De todas maneras, la inaccesibilidad de algunas zonas ha dificultado mucho las labores de asistencia. La Alcaldía de Marcovia, por ejemplo, ha demostrado un interés muy grande, pero ninguna alcaldía cuenta con los mecanismos de emergencia necesarios y trabajan en función de lo que reciben. Ante esa situación, el domingo 16 de octubre, cuatro pescadores de San José de Las Conchas se arriesgaron a llegar a San Lorenzo en lancha para recoger 30 raciones de comida que teníamos preparadas en CODDEFFAGOLF.

ESF: Pero esa ayuda, ¿no debería estar coordinada con la municipalidad?

SM: Esa ha sido una situación excepcional, ya que la alcaldía no podía acceder a esa zona; aún así hemos registrado esas 30 raciones y hemos dado cuenta del registro a la municipalidad. Pero por lo demás, el apoyo que hemos dado ha sido coordinado con las alcaldías. Sin embargo, desde el principio ha habido ciertas dificultades. El municipio de Marcovia se declara en Alerta Roja el viernes a las 21:00 horas. A partir de ahí, el presidente de la República de Honduras, Porfiro Lobo, anunció que las ayudas deben ser coordinadas a través de COPECO (Comisión Permanente de Contingencias); sin embargo, los alcaldes se quejan de que la Comisión no ha sido muy efectiva; impresión que también comparten los pescadores.



ESF: A día de hoy (martes 18 de octubre), ¿hay alguna comunidad que no haya sido atendida?

SM: Hasta hoy están desatendidas Punta Ratón, Las Arenas y El Venado en Marcovia, y la Costa de Mate en Valle.

ESF: ¿Esta situación de vulnerabilidad se terminará en cuanto cese la Tormenta?

SM: En absoluto. La post-tormenta es mucho peor. Habrá riesgo de enfermedades infecciosas como el dengue, la gripe, la malaria, diarreas y hongos a causa de la contaminación de las aguas de los pozos. Por otro lado, los pescadores llevan una semana sin ir a trabajar y deben esperar quince días más para que calmen las aguas, muy turbias después de las fuertes lluvias. Esto implica dos semanas sin trabajar y, en una familia en la que se vive al día, se trata de una auténtica tragedia. De hecho, los pescadores de Cedeño están buscando chatarra en la playa para poder venderla y comprar comida. Es por esto que pensamos que la situación de emergencia debería perdurar quince días más, para organizar las labores de limpieza y fumigación.

ESF: Sin embargo, aunque no a esta escala, es habitual que haya inundaciones en esta zona y en esta época. ¿A qué es debido?

SM: Cada día la zona es más frágil ya que no hemos usado los recursos responsablemente. Ha habido mucha deforestación de manglar y de bosque dulce, lo que ha eliminado importantes barreras de contención. De esta manera ahora no tenemos defensa y, de seguir así, la situación empeorará con el tiempo ya que cada año tenemos alertas por huracanes, lluvias y marejadas.

ESF: ¿Cuáles son ahora las prioridades de CODDEFFAGOLF?

SM: En primer lugar, atender a nuestro gremio, pues las familias de pescadores han sido las más afectadas y las más desatendidas. Hemos calculado que hay entre 12.000 y 14.000 pescadores afectados en la zona sur. En los siguientes puestos se encontrarían la atención de posibles epidemias, la reparación de las vías de acceso y la rehabilitación de viviendas y pozos.

No hay comentarios: