9 mar. 2012

CAMARONERAS OCUPADAS POR PESCADORES: UN POLVORÍN QUE ESPERO QUE NO EXPLOTE.


Durante el trabajo de campo del Estudio Multitemporal de las Camaroneras, la semana pasada - mi primera semana de estancia en Honduras – hemos visitado 2 fincas camoroneras ocupadas por pescadores.
El pasado año el gobierno de Honduras se hizo cargo de la deuda de varias empresas dedicadas a la acuicultura del camarón (aquí le llaman camarón a lo que nosotros conocemos como langostino) que se encontraban en situación de quiebra. A cambio del pago de la deuda el estado se quedó con 6 fincas camaroneras, de las cuales en realidad ya era el propietario, pues estaban ubicadas en terreno público y explotadas en régimen de concesión.
Aprovechando esta situación de encontrarse las fincas al cargo del estado, varias comunidades de pescadores de las zonas próximas, en situación crítica por la escasez de capturas debida al problema crónico de las propias camaroneras, al que hay que añadir el problema circunstancial de las inundaciones de la última temporada de lluvias, ocuparon 4 de esas fincas camaroneras y comenzaron su explotación.
Después de casi 3 meses de trabajo, los pescadores han empleado todo su tiempo y el dinero que no tenían (se han empeñado) para la compra de cría y pienso. Durante ese tiempo se han producido numerosos intentos de negociar con las autoridades (con la intermediación de CODDEFFAGOLF), una forma de pago al estado, por medio de un porcentaje sobre la venta de la producción, en concepto de concesión, para tratar de legalizar esta situación, pero todos han sido infructuosos. Y ahora cuando se aproxima la fecha de iniciar la cosecha, se ha dado orden a la policía de desalojar las fincas por ocupación ilegal.
La intención del gobierno parece que es desocupar las fincas para poder proceder a la subasta de las concesiones entre los grandes empresarios del sector, favoreciendo a las clases pudientes del país y a las multinacionales en lugar de facilitar una forma de vida digna a la gente más humilde del pueblo al que en teoria representan.
Actualmente desde CODDEFFAGOLF se están centrando los esfuerzos en negociar al menos un retraso del desalojo hasta el momento de la cosecha.
Los pescadores no están dispuestos a perderlo todo desalojando las fincas por las buenas, y disponen de bastantes armas (aquí el uso de armas está al orden del día), por lo que esto podría convertirse en una tragedia.

Personal de CDFG hablando con el lider de uno de los  grupos de pescadores.
 Pescador trabajando en las camaroneras.
 

1 comentario:

Víctor dijo...

Buena entrada Álvaro, y excelente aproximación al permanente conflicto entre pescadores, camaroneras y administración.