3 sept. 2013

El papel de las mujeres dentro del sector pesquero en el Golfo de Fonseca.



Último día como PCR operativo en San Lorenzo.
Aprovecho para hacer esta última entrada relacionada con las últimas actividades. Hace unos días se ha celebrado en el norte de Honduras el I Foro de Intercambio de Experiencias de Mujeres líderes donde he tenido la oportunidad de seguir aprendiendo acerca de la realidad pequera desde la perspectiva de la (des)igualdad de género.
Se trata de unas jornadas para compartir experiencias de grupos de mujeres organizadas que trabajan en iniciativas microempresariales o que tienen un papel representativo en asociaciones pesqueras.
Uno de los objetivos de este foro fue el de contribuir a la mejora de la calidad de vida del sector pesquero con enfoque ecosistémico y con la participacionde las mujeres. De una manera transversal se han tratado otros puntos como la sensibilización en temas de la violencia de género, el aumento de la autoestima y liderazgo así como los derechos fundamentales de la mujer.

Dado que una de mis actividades como PCR está relacionada con la pesca artesanal en el Golfo de Fonseca me ha parecido representativo e interesante aprovechar estas jornadas para obtener un punto de vista más amplio acerca del papel de la mujer en este sector y así profundizar en la temática teniendo en cuenta el enfoque de género.
En este post pretendo reflejar diferentes funciones e iniciativas que están llevando a cabo algunas de estas mujeres y ver como gracias a su lucha y su capacidad de organización se pueden conseguir logros dentro de un modelo laboral escaso, precario y donde el rol de la mujer se basa fundamentalmente en labores domésticas y del cuidado de la familia.


Ser mujeres en el sector pesquero las sitúa en una condición de desiguadad y discriminación” - dice una de las ponentes al inicio de la presentación.

Mujeres con voz propia y con una experiencia personal de constante superación. A continuación, la realidad laboral de algunas de las protagonistas de las asociaciones y cooperativas pesqueras del Golfo de Fonseca.

    María San Diego. 48 años.
    Grupo de Pesca Artesanal de Playa Grande del área protegida de la Bahía de Chismuyo (Nacaome, Valle)

Única mujer en un grupo de 42 personas.
Ella es una de las pocas mujeres que sale a pescar a los esteros del golfo desde hace quince años. Ella misma es la que posteriormente va a vender si hay excedentes.
Su labor dentro de la asociación es la de asistencia a las capacitaciones que ella misma asegura que son esenciales para que el proceso no quede estancado.
Gracias a las capacitaciones recibidas de género las condiciones y el trato dentro del grupo son más equitativas” confirma María.
Dentro de un panorama donde afirma que el sector pesquero es el más afectado y sacrificado intenta compaginar su labor presidiendo un microproyecto de ecoturismo (Ecotur Chismuyo)



Teresa de Jesús Rey. 58 años.
    Cooperativa del Jordán. (Guapinol, Marcovia).

Grupo conformado principalmente por mujeres desde hace quince años a raíz del huracán Mitch.
Ella es la presidenta y una de las encargadas de la compra y venta de pescado en el centro de acopio que, en la actualidad, se encuentra en proceso de reconstrucción y paralizada por falta de fondos y apoyo.
Sus comienzos y su trayectoria laboral no fueron fáciles. Al principio, ser una mujer pescadora provocaba rechazo, insultos y enfrentamientos con sus vecinos. A partir del apoyo de algunas instituciones la situación se fue estabilizando.
Otra de las actividades importantes del grupo es la regeneración y reforestación del mangle, la limpieza de los esteros intentando mantener su área protegida en buenas condiciones a cambio de alimento en la canasta básica.



Fátima Dalila Rubí. 31 años.
Asociación de Pescadores de Chismuyo

Entra en la asociación hace trece años y actualmente es la coordinadora de grupos y la que se encarga de la socialización y promoción de los proyectos.
Ella ha introducido en el grupo un sistema de venta innovador con respecto al sistema de comercialización tradicional: las mujeres compara el pescado a sus propios compañeros y lo revenden. De esta manera hay beneficio seguro para ambas partes y permite que ellas tengan una autonomía e independencia económica para beneficio propio. Su asociación es la única que trabaja con este sistema.
Fátima me explica como el grupo ha vivenciado una mejoría notable en beneficio de todos tras su implementación pero ha sido fruto de años de trabajo.
Esto ha hecho ganar la confianza de todos sus compañeros siendo un pilar fundamental para que el grupo funcione.
Ellos me ven como una alternativa” comenta con satisfacción.

La única madre soltera del grupo se decidió a participar a través de un proyecto de desarrollo pesquero y, una vez dentro, hizo un estudio de las necesidades y debilidades como asociación. El consenso en la toma de decisiones promovió que se experimentasen nuevas formas de gestión como el sistema de ahorro.
Gracias a estas jornadas ha tenido la oportunidad de profundizar en el rol que desempeña la mujer dentro de la pesca artesanal porque considera interesante el intercambio de experiencias para ver que cada historia de superación permite dar fuerzas en los momentos más delicados.



Raquel García. 21 años.
Asociación El Jordán.

Madre soltera desde los dieciocho años y socia desde el 2011 considera su participación imprescindible por la oportunidad de aprendizaje que esta experiencia le está brindando.
Su experiencia personal es positiva dentro de la asociación; se siente valorada y la gente mayor se apoya entre las integrantes más jóvenes.

Es fundamental la organización para la efectividad del trabajo porque un grupo que está organizado se toma más en cuenta”

Raquel menciona algunas de las tareas a las que se suelen dedicar en su asociación: asistencia a las reuniones, el mantenimiento necesario del pescado, se preocupan por la reforestación del bosque manglar y de la limpieza de las carreteras. Otras funciones complementarias que realiza la sección más joven es la capacitación de la gente mayor en diferentes temáticas y la orientación con dolescentes en temas de embarazo y la disminución de riesgos debido a la natalidad descontrolada a edades muy precoces.

Esta joven considera una oportunidad única poder asistir a las capacitaciones para poder sembrar pequeños cambios que abran puertas a la igualdad de condiciones. Finalmente añade que todavía queda mucho trabajo que hacer con respecto a la igualdad de género dentro de las asociaciones de pesca y que para ello es necesaria una concienciación global tanto a mujeres como hombres.

Por todo esto, insistimos en la importancia de tener en cuenta el enfoque de género a la hora de formular y desarrollar los proyectos de cooperación.
Gracias a eventos e iniciativas como esta se consiguen pequeños logros que permiten continuar con la lucha de equidad con dignidad.

              Exposición de una de las especialistas de CODDEFFAGOLF durante las jornadas.




Alrededor de cincuenta mujeres procedentes del norte y sur de Honduras han participado en este foro.


(ESCRITO POR YOLANDA, PCR DEL GRUPO AGRO)

3 comentarios:

Sergio dijo...

muy interesantes las historias personales! da cierta esperanza que haya de diversas edades, el trabajo con las más jóvenes además es especialmente importante en un país donde los jóvenes son la inmensa mayoría

alicia dijo...

encantoume! Noraboa polo traballo! Non sabía que existían tantas organizacións, está claro que hai que apostar por apoiar eses procesos tan importantes para conseguir un cambio en clave feminista. Que ganas de que nos contes todo con pelos e sinais!!!

maria dijo...

Xenial!!!
Mola!