27 feb. 2014

Sobre Ciudades Modelo (o ZEDE) en Honduras

Las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE), más conocidas como Ciudades Modelo,  constituyen una nueva división administrativa en Honduras, sujetas al gobierno nacional pero con un alto nivel de autonomía judicial, administrativa y política. La creación de varias de estas ciudades se proyecta en zonas deshabitadas del país o en municipios que soliciten su conversión a ZEDE mediante referéndum. Estas zonas son vendidas por el Gobierno de Honduras como solución a la falta de empleo en el país, como medio para atraer a inversionistas y para que, teóricamente, "cientos de miles de hondureños puedan encontrar nuevas oportunidades".  
El Congreso Nacional de Honduras aprobó en 2011 las reformas constitucionales necesarias para la implementación de las ciudades modelo, que posteriormente fueron declaradas inconstitucionales por parte de la Corte Suprema de Justicia de Honduras. A pesar de esto, en enero de 2013 una segunda ronda de reformas constitucionales aprobó enmiendas que permitían legalizar estas regiones especiales, por lo que el congreso hondureño pudo aprobar la Ley Orgánica de Zonas de Empleo y Desarrollo Económico en junio de 2013, presentándose la pasada semana el proyecto oficial para crear la primera ZEDE en la zona Sur de Honduras. 
"Con las ZEDE se pretende acelerar la adopción de tecnologías que permitan producir con un alto valor agregado, en un ambiente estable con reglas transparentes, empleos que se necesiten, reducir las desigualdades sociales, dotar a la población de servicios de salud, educación y seguridad pública para mejorar las condiciones de vida de la población" (según el Reglamento de la Ley ZEDE aprobado en junio de 2013). Una se pregunta, si la solución para conseguir reducir las desigualdades sociales, dotar de servicios de salud, educación, seguridad pública y empleo es crear ZEDEs, qué pasará con el resto del territorio y población que quede excluida de estas zonas...
CODDEFFAGOLF, socio local de ESF Galicia en proyectos de soberanía alimentaria y desarrollo rural en la región Sur del país, elaboró recientemente una carta pública posicionándose sobre las ZEDE en Honduras, que presentamos a continuación: 

CARTA PÚBLICA

Zonas Especiales de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE)

Nosotros/as, los miembros de la Junta Directiva Central del Comité para la Defensa y Desarrollo de la Flora y Fauna del Golfo de Fonseca (CODDEFFAGOLF), conformado por sus 19 seccionales en la región sur de Honduras hemos analizado las implicaciones de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) mejor conocidas como “Ciudades Modelo”. En ese sentido y ante el daño irreversible que podría sufrir el sistema de humedales de la zona sur de Honduras declarados como áreas protegidas mediante el Decreto 599-E; actualmente comanejados por CODDEFFAGOLF, nos pronunciamos con relación al Decreto 120-2013 que legaliza las ZEDE e impone al Golfo de Fonseca como destinatario de semejante aberración. De esta manera nos dirigimos a las autoridades del Estado y población en general para dar a conocer nuestra posición respecto a tan debatible hecho, en los siguientes términos:
  1. Las municipalidades serán una de las instancias más perjudicadas ante las ZEDE debido a la pérdida inminente de su territorio ya que en esencia se pretende generar un régimen legal distinto y autónomo del Estado y de la jurisdicción municipal. Estamos seguros que los alcaldes municipales no han sido informados del fraccionamiento territorial al que se verán expuestos. En pago de lo cual recibirán una quinta parte del 12% de impuestos que será mínimo si se consideran que estarán distribuidos en todas las municipalidades del país de acuerdo al artículo 43 de la Ley ZEDE.
  1. El proceso de creación de las ZEDE, evidencia que no se actuó por parte del Congreso Nacional con la rigurosidad y legalidad que el caso ameritaba mostrándose ligereza gubernamental en la aprobación de las ZEDE.
  1. El gobierno ha trastocado el régimen democrático hondureño y las competencias de los poderes del Estado dado que en el Decreto de las ZEDE da la autoridad al Congreso Nacional para que nombre autoridades políticas y de impartición de Justicia, generando irrespeto y ambigüedad de competencias del poder judicial.
  1. Rechazamos la intención del Gobierno de Honduras de crear nuevas ciudades con nuevas reglas y normas cuando lo que necesita Honduras es cumplir al menos con los lineamientos ya establecidos en nuestra Constitución de la República y sus Leyes fundamentales. Vemos en la intención de las ZEDE una manifestación tácita del gobierno de Honduras de su incapacidad para desarrollar el país.
  1. Calificamos a las ZEDE como un proceso radical y de alto riesgo para el país, ante lo cual se necesitaría una transparencia gubernamental obligatoria que es precisamente de lo que más carecemos en Honduras.
  1. El proyecto de las ZEDE o “Ciudades Modelo” es "agresivo" desde el punto de vista medioambiental porque estas ciudades tienen "grandes requerimientos energéticos" agua y servicios ambientales.
  1. Honduras es de acuerdo a la organización Germanwatch el país más vulnerable del mundo ante el cambio climático, de todos es conocido que nuestros ecosistemas son las únicas barreras naturales que tenemos para protegernos de los embates del clima que cada vez se presentan con mayor frecuencia e intensidad. Con el aprovechamiento masivo de nuestros recursos quedaremos totalmente desprotegidos ante los fenómenos de gran envergadura que se han pronosticados.
  1. Los requerimientos de agua son los que más preocupan dado que no somos capaces ni de suplir a cabalidad con la demanda actual para consumidores familiares mucho menos podremos suplir una demanda industrial.
  1. Preguntamos en este punto si con la escasa industria existente los casos de insuficiencia renal son alarmantes al igual que los de diabetes, qué pasara cuando los Alcaldes le abran la puerta a la minería, a las megaindustrias que depositen sus desechos en nuestras tierras, a las megarefinerias. Engañosamente se dirá que sólo vendrán maquilas pero aceptar una ZEDE es estar expuesto a lo que venga, tal cual se enumera en el artículo 2, sumado a que no tendrán control sobre ese territorio ya que tendrá su legislación propia y su gobierno local propio. En ese sentido estamos hablando también de expulsión y expropiación de poblaciones de sus tierras ancestrales para abrir camino a grandes infraestructuras y megaproyectos. (art. 25, 26 y 28)
  1. No podemos sacrificar el futuro de nuestras poblaciones, nuestros hermanos, para dar prioridad al lucro de empresas extranjeras y del gobierno central que será a fin de cuentas quien perciba ganancias para incrementar un aparato gubernamental incompetente que ve como salida fácil vender y malbaratar al país en retazos antes que incentivar a nuestra clase media para que haga producir nuestra tierra y nuestras costas de una manera sostenible. Lo que los alcaldes de Honduras están a punto de encender es una locomotora imparable de minería, del petróleo, del gas natural, de la frontera agrícola que va arrasar con todo lo que se interponga en su camino aduciendo que es un “obstáculo para el desarrollo”.
  1. ¿Qué pasará cuando el boom de los recursos naturales termine? ¿Cuándo no haya dinero para generosas políticas compensatorias? ¿Cuándo los niveles de enfermedades ambientales sean inaceptables y sobrecarguen los sistemas públicos de salud hasta volverlos insostenibles? ¿Cuándo la contaminación de las aguas, el empobrecimiento de las tierras y la destrucción de los bosques sean irreversibles? Estas preguntas no son exageradas o irrelevantes, ni malos augurios, son simplemente realidades que estamos a punto de vivir.
  1. De acuerdo al artículo 45 las ZEDE son inderogables ya que no existe en el Golfo de Fonseca y sus alrededores ninguna población que supere los 100,000 habitantes por tanto no procederá los referéndum que la Ley sugiere.
  1. No nos dejemos engañar detrás de la operación ZEDE hondureña, hay un intento de explotar los recursos naturales y humanos de un país pobre, nos están dando espejitos a cambio de nuestro oro nuevamente, el desarrollo es siempre posible sin comprometer nuestras futuras generaciones, no debemos hacerlo ¿traicionaran los alcaldes la confianza depositada en ellos por el pueblo?
  1. De todos es conocido el interés oriental de adueñarse del pacífico, sino ¿dónde desembarcan los Toyota? Así que despidámonos del Puerto Henecán y de Amapala porque se lo pagaran a Justiprecio al gobierno sino léanse los artículos 25,26 y 28 de la flamante Ley.
  1. Para finalizar unos cuestionamientos finales ¿qué harán los alcaldes de los territorios costeros cuando las industrias asentadas en las ciudades modelo succionen toda el agua subterránea para satisfacer las necesidades de la industria? ¿qué harán cuando instalen una industria minera en una ZEDE donde a pesar que están dentro de su municipio no podrán regular ya que no tendrán jurisdicción porque han perdido ese territorio? Dirán lo que quieran pero las ZEDE no son más que una pérdida del territorio una disminución de la autonomía municipal, ¿una fuente de empleo? La respuesta es si, pero el precio que pagaremos es demasiado alto. Entonces, lo mejor es que este caro aparato gubernamental que pagamos los hondureños se ponga por primera vez en la vida a trabajar y a sacarnos de una forma creativa y al más bajo costo social y ambiental de esta pobreza. Pero que la solución no pase por regalar nuestro territorio, por perder nuestra dignidad y por pisotear a nuestras autoridades locales. ¿Por qué será que el resto de Centroamérica no aceptó las ciudades modelo? Debe ser porque aún les queda un poquito de dignidad….

4 comentarios:

Isabel Somoza dijo...

Parece como de ciencia-ficción leer cosas así en la Gaceta Oficial de un Estado

Yolanda YY dijo...

Coincido con Isabel...que aberracións tan absurdas

Roberto Roget dijo...

Parabéns de novo a CODDEFFAGOLF polos seus valentes posicionamentos en incidencia política.

María Novoa dijo...

muy bueno el artículo, resume de forma clara las aberraciones que quieren cometer en Honduras. CODDEFFAGOLF dando pequeños pasos de gigante!