4 nov. 2014

Un viaje, 5 historias. Nicaragua.


La semana pasada ha sido feriado en Honduras. Nos sobraban motivos para agarrar un taxi, un bus, un rapidito, una bicitaxi, aduana hondureña, (la misma) bicitaxi, aduana nicaragüense, otro rapidito, otro taxi y otro bus para llegar a Potosi (Nicaragua). Allí queríamos subir al Volcán Cosigüina (visita obligatoria PCR). Contratamos un guía, Don Roger. Jubilado, botánico aficionado y preguntón por autodefinición, nos amenizó una subida llena de historias, remedios naturales y reflexiones sobre la existencia de Dios, del amor, de política...Este viaje no sería igual sin él. Allí coroné, orgullosa, mis 35 otoños. Qué más se puede pedir a la vida!?
Como ya echábamos de menos subirnos a un bus...bajamos apurando el paso para agarrar el próximo que nos acercaba a Jiquilillo, queríamos playa y amaca. Bus y taxi, Hotel Rancho Esperanza. Interesante proyecto turístico (para “gringos”, hay que decirlo), totalmente integrado en la comunidad.

Al día siguiente, con pocas ganas de separarse de la inmensidad del Pacífico, agarramos un bus, otro bus y un taxi para llegar al albergue donde nos alojamos en León. Paseo, fotos y cervecitas para despedir las vacaciones. Dormir, gallopinto para desayunar, of course, taxi, rapidito, caminata, aduana nicaragüense, caminata, aduana hondureña, bus, otro bus, caminata, ducha y cama. 
Tercera semana en Honduras.
Chicken bus en Chinandega dirección Potosí. Lo de chicken creo que tiene más que ver con lo hacinada que va la gente que con el color...
A que serie os recuerda?

Brindando los 35 con Toña  por la hora española en el Hospedaje de Maritza (Potosí)

Gallopinto con huevo en todas sus formas posibles para desayunar, comer y cenar. Y aún no me he aburrido! 


Don Roger, el guía. Ojalá llegue con esa vitalidad  a los 66...
guau!


Primera parada con vistas al Golfo de Fonseca

Después de 4 horas pateando, foto de familia

No se ha encontrado el fondo de la laguna ...!!!

No podía faltar las vistas a las camaroneras devastadoras del manglar en el Golfo de Fonseca...

Sólo hora y media de espera al bus para llegar a Jiquilillo. Menos mal que Don Pedro Penado y Walter nos hicieron una espera amena en la parada de bus...bueno, y a que pasó un taxi que compartimos con Alvina, una suiza toa maja!

Hotel Rancho Esperanza. Brindis por los 35 con Flor de Caña por la hora Nicaragüense. 

Llegada de Cris, teníamos que brindar aunque ya no estaba justificado por ningún huso horario...
Playa en Jiquilillo, quien se va a querer ir de un lugar así...?


Posando en el Hostal Lazybones, León. Lleno de gringos con resaca post-Halloween...
Descanso en el barrio indígena Sutiaba (León)
Uno de tantos de los murales de León en memoria a la (reciente)
 guerra

3 comentarios:

Sergio dijo...

Vaya super-gringas que estais hechas!! jajajajaja (esa foto mítica sobre la laguna del Cosigüina deben habérsela hecho todxs lxs esfeirxs que han viajado a centroamérica :DDDD)

Sara González Rodríguez dijo...

Viaje para recordar lleno de paisajes y aventuras inolvidables!
PCR en estado puro!

Eva Sol dijo...

Inolvidable sobre todo para mí que lo estuve disfrutando con mis primeras fiebres y dolores de articulaciones del Chikungunya... menos mal que las playas de Jiquilillo hicieron el trago un poco más suave... :)